Don de Loch Lomond

Don de Loch Lomond

lunes, 24 de febrero de 2014

De vuelta al redil





Sin duda, el escritor y filósofo Baltasar Gracián es una de las grandes plumas que ha tenido el honor de albergar nuestro país. De tan insigne pensador provienen conocidas máximas como su famosa: “Lo bueno si breve dos veces bueno”. Quizás yo no diría tanto, pero es cierto que uno no puede acostumbrarse a lo bueno en exceso, por la sencilla razón que la rutina resta de todo atractivo cualquier acción que desarrollamos los seres humanos.

Algunos de los placeres que destacan en mi particular top del ocio, como pueden ser viajar, salir a comer o cenar a mis restaurantes favoritos, ir al cine o a un concierto, necesariamente han de desarrollarse de manera esporádica, pues hacerlo a diario, y eso a pesar de que me lo pudiera permitir, conseguiría que todo lo que me divierte formara parte de mi vida cotidiana, como el trabajo, dormir o incluso respirar.


Las vacaciones son necesarias, y en ellas es indispensable desconectar y cambiar de aires en la medida de las posibilidades de cada uno, en ellas podemos y debemos permitirnos alguna licencia, pero sin olvidarnos que no son más que un paréntesis en nuestra cotidianidad.

Quien suscribe termina hoy sus vacaciones como las últimas, con la sensación de que han volado y podría haberlas aprovechado más. Pero no, ya he cargado bien las pilas y me encuentro con fuerzas suficientes para volver a trabajar hasta las siguientes.

Lo bueno si breve, dos veces bueno, o al menos si no excesivamente largo. De alguna manera tendré que quitarme los kilos de más. Los primeros días son los más difíciles, pero les prometo que no volveré a tomar alegremente Loch Lomond hasta que las aguas vuelvan a su cauce.

Ya se lo beben ustedes por mí, pues ya saben que nunca falta una botella del más dorado y exquisito de los licores con las que obsequiarles cada vez que se pasan por aquí. Hoy, como siempre, a su salud, a la de los que terminan sus vacaciones para animarles a reemprender su vida cotidiana y a los que las disfrutan desde hoy, para que lo pasen estupendamente y las acaben tan felices como las empezaron.