Don de Loch Lomond

Don de Loch Lomond

jueves, 17 de octubre de 2013

El árbol del Cuartón Cortijo

El árbol caído por el viento del Cuartón Cortijo en una foto tomada el 28 de Septiembre. Foto: Enrique Falcó
Cuando un árbol muere, es conducido a los Infiernos de un libro con toda dignidad, (Así lo canta Mikel Erentxun) excepto si, como en el caso que nos concierne, permitimos que algo tan joven y hermoso se pudra contra el cemento hasta ser convertido en polvo y cenizas.

En la barriada pacense del Cuartón Cortijo apareció un árbol caído presa del fuerte viento el día 28 de Septiembre. Por lo visto, según he podido saber a través de los vecinos, en la mañana del miércoles día 9 de Octubre unos operarios del Ayuntamiento de Badajoz lo hicieron desaparecer para siempre a golpe de sierra eléctrica. Quien suscribe se pregunta indignado, como tantos otros, si no hubiera sido mejor intentar replantarlo.

9 de Octubre. Otro hueco más, otro árbol que desaparece Foto: Víctor Campano
Ya nunca más formará parte del entorno, nunca podremos cobijarnos a su buena sombra. En el Ayuntamiento de Badajoz no calaron nunca aquellas palabras de Martin Luther King: "Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol."

No hay árbol que el viento no haya sacudido, pero todos muestran con mayor o menos grandiosidad el paso del tiempo en su ser. 

Aquí una vez más, de tal palo tal astilla, y en lugar de aplicar el sentido común, (el menos común de los sentidos) nos dedicamos como miserables, a hacer leña del árbol caído.

¡Malditos refranes! ¡No quiero escuchar más!