Don de Loch Lomond

Don de Loch Lomond

sábado, 18 de mayo de 2013

Las polillas del "Atleti"



Supongo que muchos de ustedes se asombrarían ayer al comprobar la cantidad de aficionados al “Atleti” que tenemos en Badajoz. Bien es cierto que muchos de los que estaban ayer noche paseando la bufanda y las camisas de su “Atleti” en las fuentes de la ciudad o tocando insistentemente el claxon de sus automóviles, son los mismos que sólo las pasean en ocasiones como esta, o sea cuando ganan un título. No digamos ya en las redes sociales, en especial en Twitter, con mensajes cifrados con mala tinta y peor leche.

Muchas de las camisetas y bufandas que vieron ayer noche estos ojitos que Dios me ha dado llevaban aún la publicidad y el logotipo de las del doblete del 96, o sea que les aconsejo que vayan aprovisionándose de antipolillas en cantidades industriales, pues vamos a sufrir aún más la curiosa plaga de estas que ya asola la ciudad.

La misma que curiosamente y no piensen mal de mi, recibimos en el verano del 96, que no me quiero ni acordar con el asco que me dan a mi los bichos. Te los encontrabas por todas partes. Lo mismo que ahora a los aficionados al “Atleti”. Van a volver a salir de hasta debajo de las piedras.



También es algo normal y entendible oiga, que le vamos a hacer. No siempre se puede estar celebrando títulos, y unos aficionados a un Club tan “Pupas” como el Atlético de Madrid tienen todo el derecho del mundo a festejar como merece el histórico momento.

 Claro que sí, me alegro mucho por ellos, y estoy convencido que cuando se olviden por fin de desearle males al Real Madrid (igual que muchos aficionados del Barça) se convertirán en un equipo grande de verdad.

De corazón les confieso que más de una vez he llegado a la conclusión de que ser seguidor de un equipo como el Real Madrid (como el menda) o el F.C Barcelona es a la postre tremendamente más fácil que de un Club como el Atlético de Madrid que le cuesta más dar una alegría a la afición.

Ahora bien, seguro que cualquier pequeño triunfo deja mejor sabor de boca que a otros que incluso se permiten menospreciar según que competiciones.



¡Felicidades a todos mis amigos colchoneros!

¡Después de todo esto no es más que un juego, y se trata de divertirse y pasarlo bien!