Don de Loch Lomond

Don de Loch Lomond

viernes, 15 de marzo de 2013

The Cure - Friday Im In Love



Los Viernes me enamoro, y más tras escuchar esta canción. ¿Cómo es posible que el grupo más oscuro del mundo, The Cure, fuera capaz de crear una canción tan clara, cristalina y bonita que a la vez invitara a enamorarte casi desde desde la primera escucha de su estrofa?

Y no sólo de las más bellas niñas de tu alrededor, sino simplemente de las cosas bonitas o sencillas, o de la propia naturaleza de las mismas cosas. O por supuesto de los mismos viernes como fue mi caso. Jamás un día de la semana fue tan importante para mi. Me atrevería a jurar que es el día más trascendental para la raza humana.

De tantas canciones que me gustan hay pocas que desprendan tan buen rollo y tantas emociones y sensaciones positivas como de la que les hablo. Es emocionante desde el primer acorde. Si no la conocen no se la pueden perder. Los amigos de la buena música y de las mejores vibraciones, me agradecerán ponérsela al descubierto.


Desde mi época colegial siempre he sentido una adoración fascinante por los viernes que aún no he conseguido superar. Me da igual que me aguarden mil cosas pendientes por hacer, que deba acudir a trabajar o incluso que al día siguiente tenga que levantarme temprano. Los viernes continúan siendo mágicos, especiales, y nada puede hacerme estar de mal humor.

Cualquier cosa o actividad atípica que ni siquiera se me pasaría por la cabeza desempeñar cualquier día de diario, podría ser pasable si es viernes, porque los viernes inundan mi alma y alegran mi corazón. Si ustedes me conocen y quieren pedirme un favor les aconsejo desde aquí que lo hagan un viernes.

¡Que le vamos a hacer! Los Viernes me enamoroLos Viernes vivo un poco más lejos de la realidad, me oculto a los problemas y solo quiero soñar con lo mejor de las personas y de todas las cosas.


Espero contagiarles un poco a ustedes también, y que desde ahora los viernes sean sus días favoritos y los más mágicos. 

Echando la vista atrás es muy posible que los momentos más mágicos de su niñez y adolescencia (épocas más transcendentales para una persona) hayan transcurrido en Viernes.

Insisto. Los Viernes me enamoro y seguiré enamorándome mientras viva. Muchas gracias Robert Smith.


Y ustedes amigos. Escuchen esta canción, verán que preciosidad. Acompáñenla de una buena copa de Loch Lomond, y dedíquense simplemente a disfrutar de la buena música. Sin lugar a dudas la mayor magia conseguida por el hombre hasta nuestros días.

Y ya saben, los viernes dejen la cachiporra, el mal humor y los recelos en casa. Los Viernes son para vivir, para enamorarse, para ser feliz. Los viernes me enamoro.